El Ministro de Digital quiere regular ChatGPT sin prohibirlo

Desde hace unos días, el agente conversacional de OpenAI está en el punto de mira de las autoridades europeas en cuanto a su gestión de datos. Con motivo de la cumbre Tech for Future organizada el pasado 6 de abril, el Ministro Delegado para la Transición Digital, Jean-Noël Barrot, consideró que prohibir ChatGPT era una “mala respuesta”.

Supervisar en lugar de prohibir

La Autoridad Nacional de Protección de Datos de Italia tomó la decisión drástica e inmediata el 31 de marzo de prohibir el uso de ChatGPT. OpenAI está acusada de violar el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). Francia, Alemania e Irlanda, sujetas a las mismas normas, intercambiaron rápidamente con Roma.

En la misma categoría

Google o Nvidia, ¿cuál tiene la supercomputadora de IA más grande?

Cuando La Tribune le preguntó si debía copiar la medida italiana, Jean-Noël Barrot respondió: “No. Debemos supervisar la innovación para que cumpla con los principios a los que estamos apegados”. Una respuesta similar a la de su homólogo alemán, también solicitada sobre este tema.

La Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) recibió esta semana dos quejas sobre ChatGPT. El primero, llevado por el abogado y presidente de la asociación Janus International Zoé Villain, se refiere al derecho de acceso a los propios datos registrados en el servicio. Lo que la empresa OpenAI rechazó. La otra acusación de David Libeau, un desarrollador conocido por su lucha por la protección de datos, se refiere a información falsa que ChatGPT escribe sobre él. Sin embargo, el artículo 5 del RGPD estipula que toda la información personal sobre las personas debe ser precisa.

Por su parte, OpenAI ha respondido indirectamente a las preocupaciones expresadas por los reguladores. La empresa apuesta por una mayor transparencia en el uso de los datos y debería establecer rápidamente una restricción de edad para el uso de sus servicios.

Durante la entrevista y pese a su inequívoca respuesta inicial, el ministro recordó que se apoderó del comité nacional de ética digital cuando se puso en marcha ChatGPT. “En 2021 ya había emitido una opinión sobre los chatbots planteando las cuestiones éticas y democráticas que plantea la aparición de este tipo de herramientas. En unos meses, el comité nos dará una versión actualizada de esta opinión a la luz de ChatGPT”, dijo.

Deja un comentario