La realidad virtual alivia a los pacientes que se someten a una cirugía

Un estudio realizado por investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston encontró que la realidad virtual (VR) proporcionó alivio a los pacientes durante la cirugía. Si esto puede parecer trivial, es un dato a explorar, porque de él surgen beneficios más allá del bienestar de los pacientes.

Menos medicamentos y una recuperación más rápida

Los investigadores detallaron su estudio en la revista PLOS One. Así, separaron a 34 pacientes sometidos a cirugía de la mano en dos grupos del mismo tamaño. El primero estaba equipado con un casco de realidad virtual que transmitía contenido relajante, como vistas de 360 ​​grados de un prado, un pico de montaña o un bosque, así como meditación guiada o cielos estrellados. El segundo fue sometido a una operación clásica, administrándole los médicos los medicamentos habituales.

En la misma categoría

La loca apuesta de Rocket Lab: recuperar sus cohetes con un helicóptero

La conclusión fue clara: el grupo equipado con el casco requirió niveles significativamente más bajos de propofol, un sedante utilizado en este caso para adormecer el dolor de la mano. Así recibieron 125,3 miligramos por hora, frente a un promedio de 750,6 miligramos por hora para el otro grupo. Los pacientes con visores de realidad virtual también abandonaron la unidad de recuperación posanestésica más rápido, pasando un promedio de 63 minutos allí en comparación con los 75 minutos de los demás.

Según los investigadores, la realidad virtual ayudó a distraer a los pacientes y, por lo tanto, desvió su atención del dolor. No obstante, explican que también es posible que el grupo sometido a RV tuviera un efecto placebo, ya que esperaban tener menos dolor incluso antes de la operación. Por lo tanto, estos datos se tendrán en cuenta en futuras pruebas; los médicos ahora quieren experimentar con cirugías de cadera y rodilla.

El potencial de la realidad virtual para aliviar el dolor

Los resultados del estudio corroboran otra prueba realizada en 2018 en el hospital Saint-Joseph de Francia. De hecho, un grupo de estudiantes de posgrado había creado allí un programa virtual inmersivo para que los pacientes se relajaran y toleraran mejor el dolor gracias a la realidad virtual, lo que permitió a los cuidadores reducir las dosis de analgésicos.

Según Brenda Wiederhold, cofundadora del Centro Médico de Realidad Virtual, existe una creciente evidencia de que la RV puede ser útil durante la cirugía o el cuidado ligero. Además de calmar a los pacientes, esta tecnología permite reducir la cantidad de analgésicos o anestésicos durante el tratamiento. Como resultado, puede ayudar a acortar las estadías en el hospital y reducir el riesgo de complicaciones, al tiempo que ahorra en costos de medicamentos.

Deja un comentario